Contratos inteligentes: ¿son la ley del código?

La tecnología de contabilidad distribuida detrás de la cadena de bloques impulsará los contratos inteligentes del mañana.

firma contrato - Contratos inteligentes: ¿son la ley del código? Aptus Legal

¿Cuál es la tecnología que sustenta los contratos inteligentes?

Los contratos inteligentes dependen de la tecnología de contabilidad distribuida. Como su nombre lo indica, un libro mayor distribuido es un registro digital compartido electrónicamente por un número de usuarios, con cada participante sosteniendo una copia del mismo registro. Cualquier cambio en el libro mayor se transmite a toda la red, con el resultado de que una vez que se acepta una actualización, no se puede alterar excepto con el consentimiento de toda la red. Si bien hay múltiples copias, hay un solo registro.

La cadena de bloques —Blockchain— es un tipo particular de tecnología de contabilidad distribuida que es ampliamente utilizada y apuntala la moneda digital Bitcoin. En una cadena de bloques, los datos se almacenan en bloques discretos, cada uno de los cuales está vinculado al bloque anterior de tal forma que los bloques anteriores no pueden ser cambiados; el blockchain es compartido por los miembros de la red como un ledger distribuido.

Si los contratos están codificados en blockchain, permite que ambas partes del contrato accedan al contrato codificado en una única versión inalterable. El control sobre la ‘ejecución’ del acuerdo no depende de una sola parte (por ejemplo, un banco), sino que se verifica mediante la red de computadoras conectadas a la cadena de bloques. Esa misma red actualizaría el blockchain para registrar la ejecución del contrato, y luego supervisarlo para el cumplimiento de los términos del contrato inteligente.

¿Qué es un Contrato Inteligente?

Los contratos inteligentes usan código de contrato inteligente propio para llevar a cabo funciones definidas automáticamente si se cumplen las condiciones predeterminadas. Se han descrito como autoejecutables, aunque dicha terminología puede ser confusa: la ejecución en este contexto significa tomar ciertas medidas que surgen del contrato, en lugar de referirse a las formalidades asociadas con la formación del contrato.

De hecho, en muchos casos, los contratos inteligentes no son contratos en absoluto en el sentido tradicional, sino que representan la automatización de ciertas funciones que pueden surgir del contrato. Por ejemplo, una aplicación temprana de contratos inteligentes por parte de AXA les ha visto desarrollar un producto de seguro de retardo de vuelo, Fizzy, que procesará y pagará automáticamente una compensación una vez que se hayan cumplido los parámetros predeterminados, como un vuelo que se retrasa por un determinado período de tiempo. Alternativamente, la tecnología de contrato inteligente podría usarse para verificar las condiciones precedentes, por ejemplo, confirmando que una parte corporativa es una empresa que cumple con los requisitos.

¿Por qué utilizar un Contrato inteligente en vez de uno tradicional?

Hay una serie de beneficios en el uso de contratos inteligentes, que incluyen:

  • La seguridad de blockchain hace que las transacciones sean más seguras, incluso eliminando el riesgo de error o fraude de un tercero intermediario.
  • Como los términos del contrato están codificados, tienen más claridad que las instrucciones escritas, que pueden interpretarse y malinterpretarse.
  • Se puede aprovechar la eficiencia y el ahorro de costos de los procesos de automatización.
  • Crea una relación de confianza, ya que los blockchains son inmutables y transparentes, por lo que las transacciones se pueden verificar fácilmente.

¿Se necesita algún término escrito al utilizar un contrato inteligente?

El requisito de funciones definidas en un contrato inteligente hace que sea probable que un mecanismo inteligente se use solo para ciertas disposiciones para las cuales el rendimiento automático es apropiado. Esto podría ser a través de un mecanismo inteligente que traduzca esas disposiciones en un código legible por máquina. En este escenario, el contrato legal incluye todos los términos contractuales de la manera habitual y el contrato inteligente codifica algunos de esos términos para que se implementen automáticamente cuando corresponda.

Alternativamente, las disposiciones de autoejecución podrían derivarse del contrato legal en un contrato inteligente escrito por separado en código de computadora al cual el contrato legal se referiría simplemente. En algunos contextos, puede ser apropiado tener un contrato maestro, escrito en lenguaje natural, que contenga el texto estándar y otras disposiciones estándar, y contratos inteligentes subordinados para tratar con puntos particulares para los cuales el uso de la lógica condicional es apropiado.

Un problema que se presenta en este punto es cómo las partes, que pueden carecer de experiencia en programación, entenderían las obligaciones a las que se han comprometido en virtud del contrato, así como el peligro obvio de errores de programación que conducen a consecuencias no deseadas cuando se implemente el contrato.

¿Se pueden usar contratos inteligentes para reemplazar cualquier relación contractual?

La dependencia de los contratos inteligentes en la lógica condicional los hace más adecuados para contingencias que son de naturaleza binaria. En el campo de los servicios financieros, por ejemplo, un contrato inteligente podría garantizar que se realice un determinado pago si se cumplen ciertas condiciones (relacionadas quizás con los tipos de cambio o los precios de las acciones). Los contratos inteligentes son menos adecuados para contingencias donde puede haber un elemento de juicio o matiz, y parece poco probable que puedan ser utilizados en circunstancias en las que, por razones comerciales o relacionales, una de las partes pueda querer elegir la medida en que buscará hacer valer sus derechos bajo un contrato. También parece poco probable que el código de contrato inteligente se utilice para disposiciones repetitivas, como jurisdicción o cláusulas de acuerdo completo.

Parece poco probable que los contratos inteligentes reemplacen a los contratos tradicionales en su totalidad. Pero bien podemos ver que su uso aumenta en ciertos contextos, especialmente a la luz de los desarrollos tecnológicos en campos relacionados. Por ejemplo, el potencial de contratos inteligentes para recopilar datos de fuentes externas, como los registros de empresas o los precios de mercado bursátiles, conocidos en relación con los contratos inteligentes como oráculos, aumentará a medida que dichos datos estén disponibles de tal forma que les permita ser más fácil de interrogar.

Los desarrollos en fintech o tecnología limpia pueden interactuar con contratos inteligentes de forma productiva, y la combinación de contratos inteligentes con Internet puede tener un efecto significativo en el comercio electrónico. IBM y Samsung han desarrollado una prueba de concepto para una lavadora Samsung que podría implementar un contrato inteligente para pedir y pagar por el detergente cuando sea necesario, y para detectar un fallo de cualquiera de las partes de la lavadora, investigar y determinar el estado de la garantía y ordenar un servicio de reparación bajo cualquier garantía existente.

El futuro de los Contratos Inteligentes

Los contratos inteligentes son parte de la ‘revolución de la cadena de bloques’ y crean una montaña de nuevas oportunidades. Inevitablemente traerán eficiencias y beneficios para las empresas. Sin embargo, todavía tienen sus limitaciones y la calidad de la eficiencia depende de la calidad de la ejecución. Además, los contratos inteligentes aún deben operar dentro de los límites de la ley. Un ledger transparente e inmutable debe conciliarse con los principios integrados de confidencialidad, protección de datos y la capacidad de rectificar los “errores de intención”.

Related Post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *