Transformación legal requiere más que tecnología


La tecnología legal atrae mucho interés, dinero, prensa y publicidad. Es el nuevo y brillante objeto de la ley que ha traspasado a la industria. La inteligencia artificial, la cadena de bloques y el despliegue diario de nuevas soluciones tecnológicas se promocionan como cambiadores de juegos.

La proliferación de incubadoras tecnológicas, multitudes récord en conferencias de tecnología, el reciente Hackathon Global Legal y la explosión de vendedores de tecnología llevan a muchos a creer que la ley está a punto de ser cooptada por la tecnología. Esto se ve reforzado por la especulación sensacionalista y desinformada de que: (1) en cualquier momento, la tecnología interrumpirá la industria legal global de un billón de dólares; (2) si no lo hace, es porque la herramienta tecnológica disruptiva aún no ha aparecido; (3) la tecnología plantea una amenaza existencial para los abogados; y (4) la relación entre los recursos legales humanos y tecnológicos es una lucha Darwiniana.

codigo - Transformación legal requiere más que tecnología Aptus Legal

 

¡Paremos a la prensa! La tecnología sola no transformará la ley. Tampoco marginará a los abogados. La transformación legal estará impulsada por abogados y otros profesionales, paraprofesionales, inversores y consumidores comprometidos con la mejora del acceso y la entrega legal. Está emergiendo un nuevo paradigma para integrar experiencia legal, tecnológica y de procesos para contrarrestar las fuertes adversidades de la ley: su cultura, valores, dinámica de compra / venta, excesiva aversión al riesgo y centrarse en los precedentes, no en las mejoras y los resultados.

EL IMPACTO DE LA TECNOLOGÍA EN LA TRANSFORMACIÓN LEGAL

La tecnología sin duda ha desempeñado un papel central en el cambio de la industria, especialmente durante la última década. Ha contribuido a alterar la fuerza de trabajo de la ley, la división del trabajo, la economía, la estructura organizacional, los proveedores, los conjuntos de habilidades, las opciones de carrera, la educación, la capacitación, las expectativas de los clientes y la cultura. La tecnología ha redefinido qué es el trabajo “legal” y cuando se requieren abogados, productos sustituidos por servicios y leyes impulsadas a la era digital. Los abogados ahora trabajan mano a mano con otros profesionales, paraprofesionales y máquinas.

Ha surgido una cadena de suministro legal porque la tecnología ha ayudado a separar la práctica legal de la entrega legal: el negocio de la ley. La experiencia ya no se encuentra exclusivamente en bufetes de abogados. La entrega legal se ha convertido en un taburete de tres patas respaldado por experiencia legal, tecnológica y comercial. Los tres elementos son esenciales para la entrega legal, pero ninguna fuente de proveedores puede actualmente “hacerlo todo” de forma escalable. El enigma de entrega legal es involucrar a la tarea con los recursos adecuados, basados ​​en la experiencia, la tolerancia al riesgo, el costo, etc.

Así como la ley ya no se trata únicamente de abogados, tampoco se convertirá en el dominio exclusivo de los expertos en tecnología. La tecnología es un medio, no un fin, para mejorar el acceso y el rendimiento de la entrega legal. Eso requiere colaboración entre profesionales con diferentes conocimientos, perspectivas y objetivos económicos. Los abogados fueron las especies colonizadoras de un ecosistema que ahora incluye a otros profesionales y máquinas. No están en peligro de extinción, pero su papel está cambiando. Las habilidades de las personas (EQ) son más valiosas que nunca, porque aquellos que trabajan en el espacio legal deben colaborar como nunca antes. La empatía y la persuasión diferencian a los seres humanos de las máquinas.

NO ESPERES INTERRUPCUONES; LA INDUSTRIA LEGAL ESTÁ CAMBIANDO GRADUALMENTE

Tratar de cambiar una industria -especialmente una como insular, pedigrí, parroquial (“abogados y no abogados”) grande, balcanizada, reacia al riesgo y monopólica como ley- no es una propuesta fácil ni rápida. Incluso cuando lo construyes, puede que no vengan. Sigue habiendo una división entre lo que los compradores dicen que quieren y lo que están dispuestos a comprar. Inercia, aversión al riesgo,, y las ‘relaciones’ son todas razones para esta dicotomía. Persistirá hasta que los abogados ya no controlen ambos lados de la dinámica de compra / venta. Eso está sucediendo: las adquisiciones, los directores financieros y las consultoras a menudo están involucradas en las decisiones legales de compra, y eso está impulsando el cambio en quién hace qué en la industria. ¿Por qué?

LAS CAUSAS DEL CAMBIO EN LA INDUSTRIA LEGAL

El cambio en la industria legal fue precipitado por una “tormenta perfecta” de desarrollos macroeconómicos globales: la confluencia de la globalización, la crisis financiera mundial y los avances en tecnología. Esas fuerzas han penetrado las barreras legales y culturales de la ley. Han llevado a la desagregación, nuevos modelos comerciales, la regulación legal (en algunos mercados pero no en los EE. UU.), Inversión, interés “externo” en la modernización de la entrega legal y presión de los consumidores para elevar el valor y resolver complejos desafíos comerciales en lugar de proporcionando respuestas legales.

El mantra de negocios “más con menos” ahora se aplica a los servicios legales. El abogado general y los gerentes internos de la empresa son los más afectados. Inicialmente, sus respuestas preferidas eran tomar más trabajo interno y negociar mayores descuentos de bufetes de abogados. Pero eso ya no es suficiente porque no toda la experiencia requerida para mejorar la entrega legal reside en bufetes de abogados o incluso en grandes departamentos internos. Un puñado de empresas jurídicas bien capitalizadas, habilitadas para la tecnología y basadas en procesos, cuya experiencia es la prestación de servicios legales -el ‘negocio de la ley’ – proporciona experiencia adicional para GC en busca de formas nuevas y creativas para abordar la gestión Mandato ‘más con menos’. GC se enfrenta a un enigma para el que pocos han sido capacitados: cómo administrar carteras expandidas, nuevos riesgos, regulaciones complejas y, a menudo, contradictorias, y el doble papel de defensor corporativo y socio empresarial. Para lograr estos enormes objetivos, no solo deben trabajar de manera más rentable, sino también de manera más inteligente y colaborativa. Eso significa que los recursos se extraen y fusionan de diferentes fuentes de proveedores. También significa que las ‘fuentes de silos’ tradicionales – firmas, departamentos internos, compañías legales – deben realinearse para hacer el trabajo. La colaboración de NetApp con Elevate y la asociación de DXC con UnitedLex son dos ejemplos destacados.

LA TECNOLOGÍA, AL IGUAL QUE LA TRANSFORMACIÓN, REQUIERE COLABORACIÓN

La tecnología es un medio para un fin y no tiene ningún valor inherente o capacidad de transformación. La tecnología debe ser aplicada cuidadosamente por los recursos humanos -tecnicos y otros en el ecosistema legal- a tareas y desafíos materiales. Para ser eficaz, la tecnología debe ser fácil de usar, liberar recursos humanos para tareas de mayor valor e impulsar un valor mensurable para los consumidores. ‘Valor medible’ significa mejora de la eficiencia cuantificable (leer: datos, no ‘sentimientos’) (por ejemplo, eliminar repeticiones, comprimir ciclos de entregas, etc.) reducir costos, identificar y cumplir parámetros de riesgo aceptables y avanzar los objetivos del comprador. La tecnología es un elemento de transformación legal, pero se necesita más que eso para cambiar la industria legal. Piense en la tecnología como evidencia para apoyar el caso de cambio en la industria. Para ser admisible, esa evidencia debe ser material, confiable y calculada para mejorar los resultados. Para alcanzar ese umbral, la tecnología requiere la colaboración entre profesionales con diferentes conjuntos de habilidades, sesgos, motivaciones económicas y receptividad al cambio. La tecnología aborda problemas operacionales y de práctica específicos; está ayudando a reformar la entrega legal ladrillo por ladrillo. No es -como muchos perciben incorrectamente- una solución prefabricada para la reforma legal. La tecnología es un catalizador para los proveedores con nuevos modelos de entrega, estructuras, modelos económicos, experiencia y culturas para acelerar el ocaso de las dinámicas tradicionales de compra / venta legal. Hay una relación simbiótica entre estos elementos.

ALGUIEN TIENE QUE CEDER

La tecnología está impulsando cambios operacionales, estructurales y culturales en el mercado legal. Ha impulsado las operaciones legales a la vanguardia de los cambios en la entrega y es la “gota que agita la bebida” de las doce competencias entrelazadas de las “operaciones legales” identificadas por el Consorcio Corporativo de Operaciones Legales (CLOC). Detrás de la eficacia de la tecnología están las soluciones integradas que trascienden los límites anacrónicos que separan a los diferentes proveedores: departamentos jurídicos corporativos, bufetes de abogados y compañías de derecho. Esto requiere una colaboración humana cuya misión unificada es mejorar los servicios legales sin importar quién los entregue.

Ya sea la integración de tecnología y / o recursos humanos, las claves para la transformación legal son lo que moverá la aguja para compradores legales y cómo se puede ampliar el acceso a servicios legales. El anticuado y proteccionista sistema de regulación legal de EE. UU. Necesita urgentemente una reforma diseñada para servir mejor a los consumidores legales, no a los abogados. Esto eliminará las restricciones estructurales anacrónicas en las firmas de abogados, promoverá la innovación, la competencia y una filosofía de “consumidor primero” que se necesita desesperadamente en los segmentos minorista y corporativo de la industria.

CONCLUSIÓN

El comportamiento y los valores humanos -no la tecnología- son los impulsores clave de la transformación legal. La profesión y la sociedad a la que se ha comprometido a servir ya no pueden estar satisfechas con solo un pequeño segmento de la población que tiene acceso a servicios legales. Tampoco el eclipse de beneficio por socio puede eclipsar el puntaje del promotor como la medida clave del éxito del proveedor. Los avances tecnológicos deben ir acompañados de un compromiso de la industria para ampliar el acceso a la justicia y mejorar constantemente la entrega legal en beneficio de los compradores legales. Cualquier cosa menos no es una transformación legal.

Related Post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *